Terapia

LO QUÉ HACEMOS

Podemos afirmar con bastante certeza que la mayoría de niños y niñas con autismo han experimentado fracasos repetidos en el aprendizaje y en la integración con la familia y sus compañeros.

Así mismo, el aislamiento social y las conductas de auto-estimulación propias de estos niños, pueden hacer que llamen la atención en público y presenten excesivas rabietas difíciles de manejar.

Si el entorno de los niños y niñas con autismo fuera más propicio, probablemente habría menos retraso en el desarrollo asociado al diagnóstico.

Por lo tanto, los niños sometidos a la intervención adecuada progresan sistemáticamente a través de una enseñanza estructurada dirigida a la preparación para el aprendizaje (atención y respuesta), un peso importante en las habilidades del lenguaje, la imitación verbal-no verbal, y el comienzo del juego apropiado.

En etapas más avanzadas del tratamiento, las habilidades aprendidas en entornos estructurados se generalizan en diferentes situaciones y entornos, por ejemplo, desde el hogar al colegio.

Las habilidades incluyen:

Habilidades para vivir independientemente

Comprensión, atención

Iniciación y mantenimiento de interacción social

Intereses particulares, aficiones y/o deportes de equipo

Habilidades Académicas

Obtención y transmisión de información, conversación

Aprendizaje a través de la observación

Hacer y mantener amigos

Centro Lövaas construye su programa en base a experiencias exitosas. Además, busca ofrecer un entorno de aprendizaje positivo convencidos que de esta manera el niño o niña incrementará sus habilidades para el aprendizaje y reducirá conductas que interfieren en el mismo.

CÓMO ENSEÑAMOS

Como hemos mencionado, el programa del Centro Lövaas pone todo su énfasis en generar un entorno positivo para el aprendizaje.
A través de los principios y procedimientos del Análisis de Comportamiento Aplicado (Applied Behavior Analysis, ABA), nuestra intervención se basa en incrementar los comportamientos deseados mediante la utilización de refuerzos positivos.

Ejemplos de refuerzos utilizados en nuestra enseñanza son:

  • Elogios sociales.
  • Interacción física como juegos interactivos.
  • Cosquillas y abrazos.
  • Comidas favoritas.

En la medida que se van adquiriendo habilidades, los reforzadores comunes, como los utilizados en los colegios (ejemplo, estrellas, buenas notas) van reemplazando comidas y otros reforzadores “animados”.

Las conductas agresivas y/o autoestimulantes se reducen por medio de la enseñanza de formas de comportamiento alternativas y socialmente más aceptadas, eliminando así los reforzadores para comportamientos menos deseados cuando sea posible.

Bajo ningún concepto se utilizarán, apoyarán o recomendarán los castigos por parte del Centro Lövaas. Con el tiempo los padres y el equipo docente aprenden a utilizar estrategias conductuales positivas para manejar actos agresivos u otros comportamientos menos deseados.

El progreso en la intervención es sistemático desde el momento en que la enseñanza se pone a disposición del aprendizaje (ej. asistencia y respuesta), habilidades en el lenguaje temprano, imitar acciones y establecer los principios del juego con juguetes apropiados.

La discriminación en el aprendizaje de juegos es parte dominante en todos los programas. El uso de ensayos discretos permite un ambiente rico en oportunidades de aprendizaje, refuerzo, interacción social y manejo del comportamiento. El aprendizaje uno a uno proporciona toda la atención al niño y elimina la opción en nuestros niños de adoptar comportamientos fuera de sus tareas.

Uno de los objetivos de nuestros programas es convertir a los padres en profesionales para el tratamiento de sus hijos. Al principio los padres están desesperados, abrumados y perdidos en cómo poder ayudar a sus hijos. Mientras que los servicios de hospitales y clínicas nos pueden resultar razonables cuando vamos a curar una enfermedad, éstos no funcionan cuando trabajamos con niños con Autismo.

La intervención se realiza en casa que es siempre un ambiente menos restrictivo. Además la enseñanza en casa aumenta el conocimiento de los padres sobre el nivel de habilidades de sus hijos e incrementa la participación de los padres en los objetivos y seguimiento de los programas.

Cuando a los padres se les dan las herramientas suficientes para ayudar a controlar los comportamientos de su hijo, proporcionar instrucciones e identificar sus áreas de interés, adquieren mucha confianza.

Los padres juegan un papel decisivo en conseguir que los objetivos que se adquieren en casa se generalicen y extrapolen a otros entornos (por ejemplo cumpleaños, familiares, comunidad …) Además, las deficiencias que se puedan observar en casa pueden ser compartidas y abordadas directamente por el consultor y el equipo que se trabaje en casa.

Aunque UCLA usó “servicios clínicos básicos”, todas las instrucciones se llevaron a cabo en casa con un equipo docente y de estudiantes de la UCLA. El “modelo clínico” de UCLA y el “modelo taller” eran ideáticos en todos los aspectos, excepto en que el equipo docente en el “modelo clínico” consistía en personal de UCLA mientras que en el “modelo de taller” consiste en personal docente contratado por los padres.

Acepta los términos

7 + 14 =

CONTACTA CON NOSOTROS

DIRECCIÓN: Avda. de Europa 26
ATICA 5- 2º planta,
28224, Pozuelo de Alarcón.

TELÉFONO: 91 184 59 35/691361040

EMAIL: info@fundacioneriklovaas.org

HORARIO: L-V: 9:00h-18:00h

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies